Buscar este blog

Cargando...

jueves, 25 de febrero de 2010

Diacritica a Celeste Viale Yerovi !!Quien mato el rito en el Teatro peruano Teatro Cargos y responsabilidades

Diacritica a Celeste viael Yerovi, ¡quien mato el rito en el teatro peruano! , Teatro cargos , y responsabilidades













Celeste Viale Yerovi



El teatro se hace cargo de las tragedias de la humanidad, de las cenizas y del luto. Y con todo ello el teatro puede construir un perfil del porvenir.( Un momento el teatro no solo se encarga del luto y la tragedia, también guarda la esperanza, el mito, y la promesa, asi como la destrucción de todo lo impuesto, la catarsis, la subvwersion, es con todo eso y mas que el Teatro es un arma del futuro) Podemos encontrar en nuestra cultura andina, mejor que en ningún otro caso, el ejemplo de cómo el teatro entra en diálogo con su historia, desde el presente, rescatando el pasado para imaginar el futuro.

Resulta elocuente ver cómo el teatro asumió uno de los acontecimientos más desgarradores de nuestra historia: la muerte de Atahualpa. El teatro tuvo que hacerse cargo del trauma de aquello que en la realidad social no podía ser soportado por ser demasiado doloroso. Esta otra vía se constituyó en alternativa desde donde se pudo ir asimilando el tormento. Actualmente la dramatización de la captura del Inca se sigue presentando integrada a las fiestas patronales junto a la comida, a la bebida, al baile, a los fuegos artificiales.(es también elocuente como mitos como el inkarri van cargando simbolos teatrales, guardando la promesa de un revolución de una integración)

Baste con entender esta función del teatro para entender su importancia en el desarrollo de un pueblo.

El teatro existe -dice el director inglés Peter Brook-, para ofrecer visiones inevitablemente fugaces, de un mundo invisible que se compenetra con el mundo cotidiano y normalmente es ignorado por nuestros sentidos. El aspecto de la realidad que evoca el actor debe provocar una reacción en la misma área de cada espectador para que por un instante el público viva una impresión colectiva . Para que esto ocurra, entonces, tanto actores como espectadores tienen que asumirse como colectivo del ritual y en tanto ritual no puede ser observado sino vivido en comunidad. Las interferencias que ocurren en el acto mismo de la experiencia teatral ponen en riesgo su misión y, por ende, la importancia de su rol en el desarrollo de los pueblos.

( comparto plenamente pero hace mucho tiempo que el ritual esta extento del teatro comercial, “o teatro de arte” que no es otra cosa que un producto hecho para unmercado de consumidores que solo quieren entretenimiento, asi que eso del rito, y demás hae tiempo que nadie se la cree ni los actores, ni el director, y menos el publico)

Hace un tiempo, las funciones de teatro se iniciaban con un se ruega al público asistente apagar beepers y celulares. Posteriormente se le agregó la advertencia si sonara un celular durante la función, los actores se verán obligados a detenerla.Recientemente asistí a un espectáculo donde el aviso grabado era reforzado con la presencia del jefe de sala quien con su mejor tono de voz y súplica lo repetía al público, explicando, además, el perjuicio que traería a todos los presentes una interferencia de esa naturaleza. Se trataba de la necesidad de apelar a recursos más directos, y por ello presumiblemente más efectivos, para que la observación funcionara. Sin embargo, y a pesar de todo, el irritante timbre de la telefonía móvil apareció en mitad de la función como si todo lo indicado se hubiera expresado en un idioma desconocido para la platea.

( Toda esta introducion para hablar del celular, ya ya me doy cuenta quien esta escribiendo, por favor, que reverenda estupidez,no hay rito a ser interrumpido, y en una sociedad hiper tegnologizada pedir apagar el celular no tiene ni de asomo de pedir no interferir en el rito, lo uqe pasa es claro el actor en la cultira occidental hace mucho tiempo que no tiene nada que ver con lo sagrado excepto en algunas excepciones, el actor es un animador , alguien que va a entretener,un perro amaestrado por otro perro para ganarse algunas monedas, ese el es guion y en el peru ahora se cumple muy bien, ue tanta queja de que suene un celular, eso es purahipocrecia, saben bien lo queles toca,mas en la escuela de la católica, donde noh lineaestetica , ni ningún cuestionamiento, ni siuiera alguna lectura critica, solo un llenado de información, para decir que se sabemucho cuando no se sabe nada, ya que nada se ha investigado a fondo y en contexto, que clase de sensibilidad se puede sacar de aquí, pues una como la de celeste que pide ,que por favor no interrumpan el rito con el celular, y tiene la desfachatez de empezar con el teatro popular.

Por favor el teatro popular nace de una necesidad de exprexion , de manifestación,una necesidad sincera y colectiva, algo que ustedes en la católica se han encargado de matar hace mucho, asi que yo si que presento los cargos, y a Alonso Alegria, a Edgar Saba, Alberto isola, a, lucho Peirano, a Ruth Escudero,Celeste viaele, Violeta Caceres, incluyendo por si acaso a yuyachkany de paso a Cuatrotablas y conellos a toda la argolla del teatro peruano.Incluyendo de hecho a sus hijos y las nuevasgeneraciones de comediantes vacios que hanlogrado.



Los acuso de Asesinos,matadores de rito, matadores de verdad, comerciantes de podredumbre, artificiadores de sensibilidad,educadores del miedo. Enemigos de la creatividad.



Yo los acuso ustedes tienen cargo, y responsabilidad.



Asi que el cinismo de hablar del rito, es el cinismo claro de aquel que se apropia, lucra y explota, lo que no quieres es que les hagan bulla en el kiosko mientras venden sus productos pulidos y vacios)

)¿Por qué? ¿Es tan difícil tomarse la molestia de apagarlo? ¿Se ha convertido el celular en una especie de adicción, al punto de no poder soportar prescindir de él por un par de horas? ¿Se escucha la advertencia pero se hace caso omiso de ella, al igual que se omiten las normas y las reglas que regulan el funcionamiento de los locales públicos o el tránsito?

Sin duda en este caso, el incumplimiento de esa simple recomendación no nos iba a llevar a consecuencias trágicas como las de Mesa Redonda o el Jockey Plaza, pero podríamos decir que también aquí asistimos a los efectos de un comportamiento que no respeta el orden,( que orden? El orden de bussnisse, por favor sigan llamdo, les apuesto que en una conversación en el celular hay mas sensibilidad que en la puta obra que están viendo,llamen , llamen a sus casa, llamen a sus hijo , llamen) ni a las personas que están con nosotros, ni al espectáculo que nos ofrecen. Y quizá ésta no sea sino una expresión más de la cultura del "qué me importa".

Cierto es que no estamos hablando de todos los espectadores;(que lamentable, mi próxima acción será repartir celulares a la entrada de los espectáculos, y llamar al publico para ofrecerles algo siquiera mucho mejor, con mas carne, que la idiotez pulida,hecha soberbia,que ustedes tienen la desfachatez de llamr teatro) pero lastimosamente basta uno que encienda la bencina en la discoteca para causar la muerte de treinta. Ya alguien dijo que más fácil resulta hacer la guerra que firmar la paz, porque para hacer la guerra basta con uno que lo decida, en cambio para firmar la paz, se necesitan dos.

(silo loco es que ustedes han lograda ya demasiado tiempo , la cancha libre para vender su mierda)



Es común escuchar a los actores lamentarse de la falta de respeto de un público que llega tarde, que pretende entrar cuando la función se ha iniciado y que hasta amenaza con quejarse ante Indecopi porque no se le deja pasar, aún habiendo sido advertido que una vez iniciada la función se prohibe el ingreso al espectáculo. Espectadores que a pesar de los carteles expuestos en los lugares más visibles del local, pretenden sentarse en la butaca con bebidas y bolsitas de maní o chocolates que luego, son abiertas a discreción, que no apagan celulares y entran y salen de la sala como Pedro por su casa.

No valoran mi trabajo. El público no entiende nada. La gente ya no va al teatro. La gente no viene a vernos reclaman los actores, desencadenando en ellos actitudes a su vez impropias.

(aquí viene la estica del bussnise que es al final en la única que creen, no malogren el mercado, hagan sus funciones, que importa que no tengan sentido, que importa que no arriesguen en nada que importa que repitanel discurso hegemonico una y otra vez,que importaque solo sea para miranos el ombligo y reírnos un rato, ah y otra calse de busnisse marketing y cumplimiento de contrato, empiezentemprano a su hora, aquí se reduce todo el discurso, respeten el negocio,quienescribe una productora o diske una dramaturga)



Así, ya es costumbre (mala costumbre, pésima costumbre, irresponsable costumbre) suspender las funciones cuando no hay un número "apropiado" de espectadores (que generalmente es cuantificado como de número menor al de los actores que están en el escenario). ¿Qué impacto puede causar esto en un público amoroso, como la persona que se tomó el trabajo de leer en el listín y elegir participar de nuestra ceremonia y no de otra, que decidió pasar dos o tres horas de su vida junto a nosotros? Quizá perderlo para siempre.

También sucede que una función que es anunciada a las ocho, empieza a las ocho y media; porque los actores llegaron tarde, porque el sonidista aún no cuadró su música, porque "hay que esperar a que venga más gente", etc. Y los actores dejan al público esperando, afuera en la calle o en el patio frío, que la puerta se abra recién a la hora anunciada, para hacerlo esperar muchos minutos más dentro de la sala, sin importarles su malestar y malogrando su propia convocatoria a este acto de entrega mutua. La espera poco hospitalaria, no contribuye a introducirnos en la atmósfera necesaria de la ceremonia.

(manja ahora bien las clases de Estetica, vamos a hacer avatar en el teatro, vamos a ser un teatro de4 dimensiones, el prublico a vivir una experiencia alucinante mejor que en Disney, o los estudios de los Angeles, hay que hacerl alinada, si hablamos de Camboya pongamos plantitas de Camboya, si hablamos de africa, un león, y si hblamos de la china,nos armamos todo unmercado chino, va auedar de la patada, enciam dice que asi educamos la sensibilidad del publico,cuanta caca le debe de meter asus alumnos esta profesora, cuando será que vea una obra con real sensiblidad en la que el lenguaje que se utilize me hable de alguna posibilidad de la representación del otro, auqnue sea super abstracto, pero que no me intente impresionar insultando mi inteligencia,que estupidez,pero ahí va el tetro, haciéndole la competencia al cien, sin ninguam puta cuota de sensibilidad o investigación)



Cuando en el año 86 asistí a la presentación de "L'histoire terrible mais inachevée de Norodom Sihanouck, Roi du Cambodge" (sobre los sucesos de Camboya, Shihanuk y Pol-Pot) por el Théatre du Soleil dirigido por Arianne Mnouchkine en las afueras de París, una hora antes de la función el público ingresaba a la sala preparada con elementos alusivos a Camboya. Hasta la comida que uno podía adquirir en el intermedio era camboyana. Para llegar a los asientos asignados debía uno utilizar pasadizos donde podía apreciar la preparación de los actores en camerinos a modo de tiendas de campaña. Esta atmósfera camboyana preparaba y estimulaba la sensibilidad del público apara participar en este especial encuentro para el que había sido citado. Pero, sin ir tan lejos ni el tiempo ni en el espacio, actualmente el grupo Malayerba de Ecuador ha dispuesto en la casa que tiene como local teatral, una habitación exclusiva para la espera del público. En ella se han colocado bancas alrededor y en un extremo una mesa rústica y bajita con un florero lleno de flores. Una música en ritmo andante completa la atmósfera.(aquí estanlas clases de la productora , trata bien al cliente, ponle su termito con café y azúcar,ya para que estudir dramaturgia, dirección , actuación bajemos todos a la cancha y convirtamosno enlos moos del publico, y si vamos mas alla en su putos,claso pero eso se va mal hay que ser sutiles)) En un cuarto contiguo hay agua caliente en un termo, café y azúcar para quien desee servirse libremente y sin costo.

Si queremos que el público nos preste atención, valore nuestro trabajo, no coma papitas durante la función ni reviente estruendosamente su chicle, si queremos que no timbren los celulares preguntémonos la gente de teatro por dónde tendríamos que trabajar también, más allá de los mensajes magnetofónicos.

Qué estamos haciendo los actores por el respeto que se merece el público, qué enseñamos los maestros más allá de la técnica teatral, cómo manejan los productores las invitaciones sabiendo que ello afecta los ingresos del grupo. Qué estamos haciendo para que el trabajo de todos los que participamos en esta actividad no sea considerado un trabajo de profesión menor.(habría que poner alfombras rojas, salones vip, paraqué nos nos considren una profesionmenos, por favor soy ua star,respetame)

En una oportunidad,

( y ahora aquí viene las clase de etiqueta y vestido para comoacudir a una obra, bañarse, acicalarse, ponerse perfume , estar chic,heahi la mistica del teatro producido en la católica)

en la antesala de un teatro, me encontré con una persona que hacía mucho no veía, lo que fue motivo para ponernos a conversar unos minutos. Estaba cuidadosamente vestida y en un momento me comentó que para asistir al teatro, ella se arreglaba (usó esa palabra) con esmero, se ponía su mejor traje, se echaba perfume y tomaba un taxi para llegar temprano, cosa que cotidianamente no hacía; todo eso porque para ella ir al teatro constituía una ocasión especial. Cuando voy al teatro -me dijo-, me entusiasmo, siento que algo nuevo voy a ver y algo en mí va a pasar. Ella, una buena espectadora, era consciente de que asistía a un encuentro y se preparaba para que algo extraordinario le sucediera en esa experiencia colectiva.

Los buenos actores no llegan al teatro veinte minutos antes de que se inicie la función, sino con dos y hasta tres horas de antelación, según la envergadura de la obra. Hacen ejercicios de calentamiento de voz y cuerpo, se maquillan y se colocan el vestuario con unción, concentran sus energías, se preparan para el rito mucho antes de salir a escena y ya frente al público reelaboran la obra, ese trabajo para el que se han entrenado durante meses. Ellos han convocado al público a construir juntos un momento de vida humana, que es parte de nuestra propia vida, de nuestra memoria, de nuestra historia, de nuestro escape hacia la esperanza.

( y aquí bien la maestra escolar, no se come, se levanta la mano para ir albaño, tiene que dejarse de cojudeces ydecir también , que no se piensa, que no se siente, y que a las justas tepuedes divertir, y claro mucho menos se critca)

Cuando habrá una escuel que de verdad investigue la teatralidad popular tato la criolla, la amazónica, como la andina, Cuando!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Pues mientras esta zarta de asesinos, de la mistica, de la verdad , delrito, de lo dagrado, de la critica, la búsqueda, lacreatividad, estén al frente de lainstitucion, jamás!!!!!!!!!!!

Que queda yuchakani, y nos apropiamos de todos los iconos de eso teatros sin entenderlos ni encarnarlos sometiéndolos al sistema de producion burgues occidental, o hacemos tipo cuatrotablas una poesía sin sentido,ni misión, ni mistica, basenado la sensibilidad de autores como Arguedas, para no tenr ningún problema connadie, o nos vamos a lo ultimo o cuasi ultimo con Carlos cueva, y hacemos productos para los festivales europeso sin buscar,ni comunidad ni trscendencia,que hacer, yo hago un llamado, a la subversin al boicot, a iniciar el teatro por lko mas minimo la acción el rito, la intervención,lo mas básico,la sorpresa en el encuentro con el otro, la subvesion de todas las mascaras y representaciones, el desclasamiento,la desculturizacion, la entregta radical a una voluntad de ser,elderribamiento continuo del teatro loco.)





Al teatro no se va a comer pop-corn con coca cola, ni a colocar la pierna en el asiento delantero, ni a esperar la llamada del amigo. Ni se llega a cualquier hora, ni se piden invitaciones, ni se conversa, ni se ronca. Esto lo debe saber el público.

El teatro es el recinto de lo sagrado y debe albergar al público temprano, amablemente, cálidamente, con amor. Con puntualidad, respeto, sin regalarle la entrada. Esto lo debe saber el actor.

Si público y actores se hacen cargo de su responsabilidad, contribuirán a que el Teatro cumpla su misión cabalmente y pueda ser incorporado en el gran proyecto concertado de desarrollo, que aún está pendiente.





Celeste Viale Yerovi

Directora del Centro de DeFormación del Teatro de la Universidad Católica.





Christian Franco

Biotejido Teatro loco .as